Artículos

11 actividades para enseñar matemáticas a niños sin que se enteren

Cuando termina el curso escolar, terminan los deberes y los exámenes. Los profesores recomiendan ejercicios de repaso para no olvidar lo aprendido pero seamos sinceros, sentarse con el niño en pleno verano delante de un libro augura poco éxito.

La alternativa que proponen las profesoras Sivanes Phillipson y Ann Gervasoni, de la Universidad Monash en Melbourne (Australia) es más llevadera para los peques. Sugieren que los mismos padres integren las matemáticas en el día a día con los niños.

El nivel de las actividades deberá adecuarse al del niño, aunque las investigadoras señalan que incluso los bebés de pocas semanas podrían aprender diferencias en las formas y número de objetos.

Las profesoras, en su libro Engaging Families as Children’s First Mathematics Educators han identificado estas 11 actividades que pueden empezar a practicarse con los niños desde que son muy pequeños:

1. Comparar objetos y describir cuál es más largo, más corto, más pesado o más pequeño.

2. Jugar con formas en 2D y objetos en 3D, y describirlos.

3. Describir dónde están posicionadas las cosas, por ejemplo, norte, fuera, detrás, enfrente.

4. Describir, copiar y extender patrones que se encuentran en situaciones cotidianas.

5. Usar palabras de tiempo para describir momentos, eventos y rutinas, incluyendo días, meses, estaciones y celebraciones.

6. Comparar y hablar sobre la duración de eventos cotidianos y la secuencia en que ocurren.

7. Contar hasta 10, hasta 20 y más allá.

8. Usar números para describir y comparar colecciones de cosas.

9. Usar la subitización perceptual y conceptual (la capacidad de reconocer cantidades de un vistazo sin contarlas) para comparar el número de objetos en una colección con el de otra.

10. Mostrar diferentes maneras de calcular un total (inicialmente con números pequeños).

11. Comparar los nombres de los números, símbolos y cantidades hasta 10.

Es importante señalar que las actividades no son obligatorias sino que deberían implementarse de forma natural en el día a día. Buscar semejanzas y diferencias, comparar la altura de los árboles o el peso de las piedras, calcular el tiempo que se tardaría en llegar a casa… ¡échale imaginación!


Fuente ElEspañol.com | Imagen Freepik.es

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies