Artículos

15 expresiones que deberíamos evitar decir a los niños

15 expresiones que deberíamos evitar decir a los niños

Los insultos o las humillaciones solo sirven para hacer daño y no llevan a ningún lado. Por eso, recurrir a frases dañinas para intentar educar a los niños no debe ser una opción en ningún caso.

A continuación te presentamos 15 expresiones que tenemos que evitar:

1. Anda, dame, ya lo hago yo
Los niños no tienen la experiencia de un adulto y por más rápido y mejor que podamos hacer algo, es importante que ellos lo intenten, cometan errores y aprendan. Si interrumpimos ese proceso, es posible que llegue un momento en el que no quieran intentarlo más y nos pidan directamente que lo hagamos todo.

2. No llores
Por más que el llanto sea una emoción negativa, también es una forma de comunicarse. Es importante que el niño aprenda a conocerse, a saber el porqué de sus sentimientos negativos y encontrar una forma de gestionarlo. Con nuestra ayuda, claro.

3. ¿Es que no puedes hacer lo mismo que hace Fulanito?
Comparar al niño con alguien más puede resultar algo negativo para él. Sentir que es menos que Fulanito o hace las cosas peor que Fulanito, solo genera frustración y baja la autoestima. Cuando el peque haga algo mal, lo importante es decírselo y enseñarle a hacer las cosas de otra forma.

4. ¿Estás seguro de que quieres comer eso?
Cuando un niño lleva una dieta poco saludable muchos padres intentan modificar los hábitos atacando a las elecciones que consideran erróneas. Sin embargo, la responsabilidad de que coman un alimento que no queremos que coman es nuestra.

5. Ya verás cuando venga papá (o mamá)
Cuando uno de los padres delega el rol de “malo” en el otro comete dos errores. El niño acaba teniendo miedo al castigo de alguien que no ha presenciado lo sucedido y además ve que la otra parte no es capaz de controlar la situación.

6. No pasa nada, no ha sido nada
Muchas veces sí que pasa algo y el peque siente miedo, se hace daño, etc. Mostrar preocupación y que nos importa lo que siente o cómo se siente el niño es la forma correcta de demostrar que sus sentimientos cuentan.

7. Te lo prometo
Dar nuestra palabra y cumplirla enseña a los niños lo que es el compromiso. El problema viene cuando prometemos algo que luego no cumplimos, ya que rompe su confianza y le enseña que las promesas no tienen validez.

8. Ese niño es un idiota
A veces cuando algún niño le hace algo al nuestro, tendemos juzgar a ese niño para mostrarle cuál es el buen comportamiento y cuál es el malo. Lo que ocurre entonces es que le estamos enseñando a insultar y a emitir los mismos juicios sobre aquellos niños que puedan hacer algo con lo que no estén de acuerdo.

9. Pero, ¿cómo puede darte miedo?
El miedo puede ser totalmente irracional y ridiculizarlo no ayudará al niño a superarlo, es más, le hará sentirse débil. La alternativa es trabajar en ello y buscar la manera de que reflexione y se convenza de que no hay razón para tener miedo.

10. Yo también te odio
Los niños pueden llegar a decirnos cosas feas cuando están enfadados y algunas veces les devolvemos las palabras. La clave está en intentar enseñarles a expresarse de otra forma, teniendo paciencia y proporcionándoles una alternativa para gestionar el enfado.

11. Porque lo digo yo
Para ser justo y respetado no hace falta pasar de la autoridad al autoritarismo. Una buena explicación con argumentos sólidos y una reflexión posterior ayudarán más que el miedo.

12. ¡Que te calles!
No le dirías esto a nadie con quien quisieras mantener una buena relación. Los peques no son menos.

13. Si es que no das una
Una de las conductas más desfavorables es hacer creer al niño que no es capaz o no sirve para hacer las cosas bien. Animarles, enseñarles a hacerlo mejor y reforzar siempre el aprendizaje positivo da mejores resultados.

14. Pues yo a tu edad…
Pasa algo parecido a lo del punto 3, cuando intentamos compararnos con el niño. Debemos tener en cuenta que cada persona es un mundo y habrá cosas que hará mejor y otras peor.

15. No me avergüences
Avisar de algo es una manera de decir a un niño que no confías en sus posibilidades de hacer bien las cosas. Hay que tener en cuenta que es mejor educar desde la confianza que desde las amenazas.


Fuente Bebesymas.com

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies