Artículos

Cómo reconocer la depresión infantil

Según la OMS cerca del 3% de los niños sufren depresión infantil. Es más, hasta el 5% de los niños sufre un episodio depresivo antes de cumplir 18 años. Este dato es bastante alarmante y surge a raíz de que muchas veces no damos la importancia necesaria a lo que les pasa a nuestros hijos.

Cómo reconocer la depresión infantil

Antes de nada hay que trazar una línea entre depresión y tristeza. Un niño triste es capaz de mantener sus hábitos y aficiones a pesar de estar triste y decaído. Sin embargo, un niño deprimido suele estar totalmente desmotivado ante las cosas que antes le gustaban. También es muy común que aparezcan trastornos de sueño, alimentación y conducta.

8 síntomas de la depresión infantil

Un niño no suele tener la madurez suficiente para reconocer sus sentimientos. Por ello tenemos que prestar especial atención a los detalles para identificar la depresión.

– Pierde interés por su entorno. El niño ya no tiene interés en estar con sus amigos o hacer todo lo que le gustaba antes. Esta es una señal bastante clara para reconocer la depresión de tu hijo.

– Trastornos en los hábitos. Suele presentarse sobre todo en el sueño y la alimentación, pudiendo manifestarse en cualquiera de los extremos: falta o exceso.

– Falta de atención y concentración. Le cuesta más estar concentrado en una tarea. Puede que sus calificaciones también caigan de forma brusca.

– Conducta agresiva. El niño da contestaciones fuera de lugar, manteniendo una actitud irritable y de mal humor. Las conversaciones suelen ser tensas.

– Los recuerdos felices no provocan nada. Recordar algo divertido o bueno que le haya pasado al niño no le hace feliz. Tampoco es capaz de imaginar un futuro feliz.

– Autoestima baja. Puede sentirse culpable, llegando a infravalorarse y sentirse inferior al resto. Hace comentarios desvalorándose y reprochándose a sí mismo.

– Estado anímico bajo. Apenas sonríe y mantiene una expresión triste o neutral la mayoría del tiempo. Tampoco tiene interés en comunicarse con el resto de personas y llora más de lo habitual.

– Somatización. Transforma sus sentimientos en dolor físico. De pronto le duele el estómago o la cabeza y se producen más visitas al médico o la enfermera.

¿Qué debes hacer si tu hijo presenta síntomas de depresión?

Lo primero que debes hacer es pedir cita para el médico. Él es el especialista y es quien podrá decir con exactitud si tu hijo padece depresión o no.

Una de las características de la depresión infantil es la inestabilidad emocional y una manera efectiva de mantener al niño estable es creando una rutina. Mantén los horarios de sueño y alimentación.

Recuerda que los niños deprimidos suelen tener la autoestima muy baja y es importante ofrecerles cariño y comprensión. Intenta evitar estas frases inoportunas, pasa más tiempo con él y trata de fomentar las actividades que antes le gustaban.


Imagen Freepik.es

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies